LA TRADICIÓN DEL VIDRIO SOPLADO EN MALLORCA

PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL

LA TRADICIÓN DEL VIDRIO SOPLADO EN MALLORCA

 

El pasado julio tuvo lugar la declaración de la técnica del vidrio soplado que se realiza en la Fábrica Gordiola de Algaida como Patrimonio Cultural Inmaterial.

Las instalaciones de Gordiola ven así reconocido su longevo trabajo en torno a esta artesanía. Cuenta la historia que en 1719 se instaló en el Pes de la Palla de Palma un artesano del vidrio llegado de la Corona de Aragón llamado Blas Rigal cuyo horno fue financiado por un comerciante catalán de apellido Gordiola. Después de tres siglos de trabajo artesano, Gordiola se ha convertido en el referente del vidrio de Mallorca. Hay quien ha señalado que «todo cuanto en vidriería artística se conoce en Mallorca se debe a los Gordiola».

El soplado del vidrio es un arte que en Mallorca se remonta al siglo I (d.C). ya que fue difundido por los romanos en todas las orillas del Mediterráneo y desde entonces, poco ha cambiado su manufactura, ya que continúa siendo el método más común para elaborar vidrio decorativo y artístico.

La técnica se consigue introduciendo un tubo hueco de acero, la canya, en el horno que contiene arena fundida a una temperatura mínima de 1.600º C, que puede estar teñida o no, en diversos colores. Tras extraer la pasta vítrea al rojo vivo, se sopla por el extremo opuesto a puro pulmón hasta lograr el hinchado del vidrio fundido y después, la masa viscosa se manipula mediante giros y balanceos que dan al nuevo objeto la forma que se desea, con la ayuda de tablas y pinzas de madera, así como de una tijera denominada tallant con la que se corta el material sobrante.

 

Es asombrosa la habilidad de los maestros vidrieros para obtener con rapidez formas extraordinarias de copas, jarrones, lámparas y toda suerte de objetos decorativos en el escaso tiempo con el que cuentan antes de que la masa de vidrio se enfríe y, no pocas veces, el proceso requiere de un recalentamiento de la pieza con la que se está trabajando para continuar dándole forma y añadir accesorios, como los brazos de las jarras.

 

Una vez terminada, la pieza se introduce en el llamado horno de enfriamiento, con el fin de impedir que el vidrio se fisure al ir perdiendo temperatura de manera brusca, en un proceso que sería equivalente al del templado del acero.

 

Sin duda que con este reconocimiento se pone en valor la técnica del vidrio soplado, un trabajo artesanal que ofrece singularidad y originalidad a cada una de las piezas que elaboran los maestros de la fábrica algaidina.

 

 

También te puede interesar...
ADN Golf Indoor en Mallorca
21/06/2022
Más de 500m2 de instalaciones con los mejores simuladores de golf del mercado

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Por favor, lea nuestra Política de Cookies si desea saber más. ACEPTAR Más info